En el norte argentino aumentó la religión evangélica, según una encuesta

En el norte argentino fue donde hubo un mayor aumento de la religión evangélica mientras que en Patagonia y AMBA aumentaron 12,7 y 8,2 puntos respectivamente las personas sin religión.

En todas las provincias la proporción de personas católicas bajó más de 10 puntos, según la Segunda Encuesta Nacional sobre Creencias y Actitudes Religiosas en Argentina, realizada por un grupo de investigación del CEIL-CONICET.

La Argentina continúa siendo un país con creencias mayormente cristianas: el 82,9% cree en Jesucristo, 81,9% en Dios y 75,9% en el Espíritu Santo, aunque las tres creencias bajaron con respecto a 2008. Por otro lado, aumentó la cantidad de personas que creen en la energía (del 64,5% al 76%) y en la astrología (del 25,3% al 33%).

Por otro lado, entre los más jóvenes se da el mayor porcentaje de evangélicos y de personas sin religión, mientras que en las personas mayores predominan los católicos. En cuanto al género, las mujeres tienden a ser más religiosas que los hombres, quienes tienen un mayor porcentaje de personas sin religión.

Sobre cómo los creyentes se relacionan con Dios, aumentó la proporción que lo hace a través de una iglesia, pasó de 2 de cada 10 a 3 de cada 10. Del otro lado, 6 de cada 10 creyentes prefieren relacionarse con Dios por su propia cuenta. Entre ellos, la mayoría son católicos o personas sin religión.

En cuanto al financiamiento religioso, el 60% de los argentinos creen que el Estado no debería financiar ninguna confesión religiosa mientras que el 27,5% cree que se debe financiar a todas las confesiones. Esto muestra una gran diferencia con 2008, cuando el 41,7% creía que el Estado no debía financiar a las religiones. El gran salto se da con el catolicismo: mientras que en 2008 34,4% creía que se debía financiar sólo a la religión católica, esto ocurre solo con el 6,4% en 2019.

En cuanto a la opinión sobre cuestiones valóricas, también hubo cambios. Sobre la legalización del aborto: el 27,3% creen que se debe legalizar sin restricciones de motivo, duplicando el porcentaje de 2008. Esto se da en mayor proporción entre los sin religión mientras que los evangélicos son los que más se oponen a la legalización del aborto. Otro de los datos relevados por esta encuesta es que la mitad de los argentinos está de acuerdo con la pena de muerte para crímenes graves. Este porcentaje aumenta en la población católica mientras que disminuye en la población evangélica y sin religión.