cables-bujias-renault-6-12-argelite-original-nuevos-6971-MLA5133948955_102013-FLa profunda crisis que atraviesa la planta metalúrgica llevó al Gobierno a buscar alternativas. Por eso, el último viernes una comitiva oficial encabezada por Beder Herrera visitó las instalaciones de la empresa que permanece clausurada desde hace más de dos meses por falta de pago de salarios a sus trabajadores.

Junto a Beder Herrera también visitaron Argelite, el secretario de la Gobernación, Alberto Paredes Urquiza; el secretario de Promoción, Industria e Inversiones, Miguel De Gaetano y el dirigente Fernando Rejal cuyo nombre suena con fuerza como futuro ministro de Producción. También estuvo en la visita la secretaria de Trabajo, Miriam Espinosa.

En la recorrida por la planta, Beder Herrera fue informado en detalle sobre la situación de la empresa. Tras la visita, el mandatario pidió que se restablezca el servicio de energía eléctrica en la fábrica, que permanecía cortado desde casi el mismo inicio de la clausura.

En ese marco, Beder Herrera designó a Rejal como el mediador con la empresa para buscar una salida a la crisis y reactivar la planta.

Por esa razón, el martes por la tarde Rejal mantuvo una reunión con los actuales directivos de la firma para analizar las posibles alternativas frente a la crisis. Según información a la que pudo acceder laredlarioja.com.ar en ese encuentro el dirigente les dijo a los empresarios que había una firme decisión de reactivar la planta.

“En esa reunión se le preguntó a los directivos si tenían pensado en una reactivación inmediata de la empresa. Si eso no sucede, la otra opción sería impulsar la reactivación a través del Gobierno ya sea por si mismo o bien por medio de otra firma. Pero ya hay una decisión de reactivar la fábrica”, aseguró una alta fuente vinculada a Argelite.

El diálogo entre Rejal y los directivos de Argelite continuará en las próximas horas para analizar las vías de salvataje. En estas reuniones uno de los temas que se deberán tratar tiene que ver con el préstamo de un millón de pesos que en su momento el Gobierno le otorgó a la empresa para que haga frente a parte de sus deudas salariales y a la compra de materia prima.

Mientras tanto, los trabajadores de la empresa -con el apoyo de la UOM- esperan una solución a la crisis y en particular esperan que la firma realice algún pago parcial de la deuda salarial. Los trabajadores llevan casi tres meses sin cobrar sus sueldos.